storytellin, once upon a brand

El boom del marketing de contenidos es un hecho irrefutable en la era de la información que estamos viviendo. Existen ya millones de contenidos disponibles sobre cualquier tema. Sin embargo, no disponemos del tiempo necesario para consumirlos todos.

Los usuarios dedicarán su atención y tiempo a aquella información que consideren valiosa, entretenida o supere sus expectativas. ¿Cómo conseguirlo? Con el storytelling. No cualquier contenido vale y esto ha incentivado el interés por parte de las marcas en esta nueva técnica, una forma creativa de mostrar contenido atrayente para el usuario.

El brand storytelling se ha vuelto un elemento clave en las estrategias; no es solo idóneo para crear una imagen de marca atractiva, sino que también es crucial a la hora de conectar con los consumidores, resultando eficaz para desarrollar una estrategia de refuerzo de marca. Las historias bien elaboradas y utilizadas correctamente son capaces de posicionar y trazar la diferencia entre ser memorable o fácil de olvidar. Los humanos sentimos primero y pensamos después, y nos encanta que nos cuenten historias.

La clave es contar la historia de la marca de una manera atractiva pero siempre acercada a la realidad. Se puede conseguir que un tema sea apasionante con un poco de imaginación y creatividad, incluso aunque en primera instancia parezca aburrido por el sector de la empresa, producto u otros factores. Hay que dar toques íntimos a la historia, crear personajes con los que la audiencia pueda conectar y ser capaces de defender esa historia a largo plazo. Lo más importante es conectar con las emociones para atraer la atención del consumidor. Un buen método es seguir el esquema presentación-nudo-desenlace.

Construir una conexión emocional con la audiencia nos permitirá mantenerla por más tiempo y para ello, hay que mostrar cambios y asumir riesgos en la historia. Así lo explica Robert McKee:

“Emotions are the side effect of change. If there’s no change in a business story, the person to whom you’re speaking feels nothing.”

(Las emociones son el efecto secundario del cambio. Si no hay cambio en la historia de un negocio, la persona a la que se lo estás contando no siente nada).

La flexibilidad de las historias de marca permite crear situaciones que evolucionan y cambian. Cada pieza de contenido es una oportunidad de mantener e incrementar la atención. La gente siente inclinación por historias que incluyen los giros y vueltas del día a día y se identifican con aquellos que luchan por el éxito.

Muchos son los ejemplos que se pueden encontrar y aquellos que han conseguido destacar, se han posicionado con fuerza en la mente del consumidor. Casos como “El mayor premio es compartir” de La Lotería de Navidad, “El  hombre que caminó alrededor del mundo” de Johnie Walker o “Liberad al pato Willix” de Mixta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>