office-625893_640

Durante los últimos meses el término “búsqueda semántica” ha tenido mucha presencia en internet. Se ha vuelto imprescindible para muchas marcas a la hora de realizar acciones enfocadas a atraer clientes. Pero ¿de qué trata exactamente?

El comportamiento de los usuarios en el momento de buscar contenido en Google está cambiando gracias al uso de las nuevas tecnologías (smartphones, tablets, etc). Además, estos dispositivos nos permiten hacerlo desde cualquier sitio.

Esto da lugar a la búsqueda semántica, que es aquella que contextualiza las distintas consultas que se realizan. Se trata de una opción más precisa de otorgar resultados.

Veámoslo mejor con un ejemplo: cuando antes buscábamos “Restaurante en Alicante”, ahora es más posible que escribamos “el mejor sitio para comer comida china en Alicante”. Los resultados son infinitos, por lo que somos más precisos al buscar y contextualizamos mejor las búsquedas.

Neil Patel de Moz Blog nos lo define de la siguiente manera:

“Basically, semantic search is technology that tries to determine what users mean when they type in a certain keyword.”

(Básicamente, la búsqueda semántica es una tecnología que predice lo que los usuarios quieren decir exáctamente cuando buscan un determinada palabra clave).

Es decir, qué intención tienen cuando realizan una búsqueda concreta, su contexto personal.

La actualización del algoritmo de Google en 2013 introdujo el conocido como “colibrí” ya con la intención de reestructurar la forma en que se presentan los resultados: se centra en comprender las búsquedas. Para ello, utiliza el historial de búsquedas, la ubicación del usuario, relaciones, incluso características como la ortografía y muchos otros factores.

Otro buen ejemplo, ésto es lo que ocurre al preguntar a Google cuánto mide la Torre Eiffel:

Se trata de una búsqueda semántica puesto que está contextualizado. No es solo “Torre Eiffel” sino “¿Cuánto mide la Torre Eiffel?”.

¿Cómo sacarle el máximo beneficio?

  • Pensar cómo buscaría tu contenido un usuario; en qué contexto y con qué palabras.

  • Utilizar sinónimos relevantes, ya las búsquedas son cada vez menos solitarias en cuanto a palabras. Los términos de relación directa pueden ser muy importantes.

  • Investiga palabras clave semánticamente: las palabras clave siguen siendo muy importantes pero hay que buscar aquellas más relevantes y que mejores resultados den.

  • Crear un contenido fácil de comprender.

Una vez hecho todo esto, sólo queda compartirlo todo lo posible en redes sociales y con enlaces externos de calidad que le den visibilidad.

Incorporar la búsqueda semántica en las estrategias puede ser un elemento clave a partir de ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>